sábado, 23 de julio de 2022

Los frutos y su maduración

La maduración de los frutos es algo que todos los consumidores hortofrutívoros deberíamos conocer y dominar, porque de ahí derivan muchos problemas de calidad y de satisfacción con lo que compras, por eso siempre recomiendo comprar al frutero de tu barrio que te puede asesorar en cada momento. En cuanto a la maduración se refiere podemos dividir los frutos en dos grandes grupos: climatéricos y no climatéricos.

Manzanas, una de las frutas más climatéricas
Foto: Pixabay

Frutos climatéricos. Son los más numerosos y son aquellos que después de ser recolectados del árbol o la mata continúan madurando, siempre y cuando hayan alcanzado un punto óptimo de crecimiento y desarrollo. La causa de este proceso se debe a que estos frutos, después de cortados, continúan produciendo un compuesto químico y orgánico llamado etileno o eteno que es el causante de su maduración. Este compuesto tiene también la capacidad de acelerar la madurez de otros frutos climatéricos que estén a su alrededor. Un claro ejemplo lo tenemos con el kiwi, que en contacto con la manzana madura muchísimo más rápido. 

Los frutos más conocidos y consumidos que pertenecen a este grupo son: las manzanas, las peras europeas y alguna asiáticas, albaricoques, melocotones, paraguayas, nectarinas, platerinas, membrillos, caquis, ciruelas, higos, bananas, plátanos, papayas, kiwis, mango, aguacate, chirimoya, maracuyá, guayaba, arándanos
Entre los frutos que nacen de plantas herbáceas tenemos: los tomates, los melones y las sandías. 
Fotos: Pixabay

Frutos no climatéricos. Los frutos que pertenecen a este grupo no maduran después de ser cortados del árbol o la mata. Deben ser cosechados en su punto óptimo de maduración porque si se han recolectado un poco "verdes" ya no hay solución, ni siquiera juntándolos con otros que sean climatéricos. Con el paso de los días pierden humedad y se arrugan, pero no maduran. 

Uvas blancas y negras
Foto: Pixabay
El etileno no ayuda en su maduración aunque si lo hace en su desverdización, acelerando la degradación de la clorofila para proporcionar al fruto una mejora estética. El caso más claro lo tenemos con algunos cítricos (naranjas y mandarinas) que ya tienen el grado de dulzor necesario para su comercialización a pesar de tener un color verde poco atractivo, el etileno degrada ese color verde hasta convertirlo en el apetecible color anaranjado que caracteriza a estos cítricos cuando están maduros. El proceso no afecta a la maduración, solo a la cáscara o piel. Por lo tanto si veis en los  mercados naranjas o mandarinas, a principios de temporada, con la cáscara verde podéis comprarlas tranquilamente porque tienen el grado de dulzor necesario que marca la ley para su recolección. Es más, esas primeras naranjas y mandarinas que compras en octubre y noviembre son todas de color verde, se les ha aplicado etileno para comercializarlas con ese característico color anaranjado.

A este grupo pertenecen: los frutos secos, la piña, aceitunas, cerezas, uvas, granadas, higo chumbo, los cítricos (naranja, mandarina, limón, lima, pomelo), litchis, nísperos, frambuesas...
Los producidos por plantas herbáceas: pepinos, calabazas, calabacines, pimientos, fresas.

Fotos: Pixabay

Resumiendo:

Si quieres fruta para consumir en pocos días (1-3) puedes comprar de los dos grupos en el punto de maduración que te guste, pero si quieres que te duren una o dos semanas deberás comprar frutas climatéricas que estén poco maduras.
Recuerda también que el frío alarga la vida de las frutas pero les roba sabor, por eso si las tienes refrigeradas es conveniente sacarlas un par de horas antes de su consumo, para disfrutar de su pleno sabor.
 
Puede ocurrir, solo a veces, que compres una fruta climatérica y no madure, esto puede tener dos causas:
1. Se ha cortado demasiado verde, antes de terminar su proceso de desarrollo.
2. Se han utilizado mal las técnicas de refrigeración. Cuando esto sucede la fruta se "encalla" y su maduración se interrumpe.



viernes, 17 de junio de 2022

Coles o repollos: una familia numerosa


Repollo francés
Foto: Fco.Salado
La col o repollo es una hortaliza bienal (necesita dos años para completar su ciclo) pero cultivada anualmente, pertenece a la familia de las brasicáceas y está presente en todos los continentes. Se la conoce también por los nombres de col repollo, col cerrada o berza. Se desconoce su origen, si bien hay estudiosos que la sitúan en Asia y otros en las zonas mediterráneas. Lo que si parece estar probado es que ya era cultivada por los egipcios hace unos 5.000 años y que griegos y romanos le atribuían propiedades medicinales.

Esta planta se caracteriza por tener un cogollo compacto que se forma a partir de una yema central sobre la que se van solapando las hojas a medida que van creciendo. Esta compactación es más o menos densa dependiendo de las variedades, que son principalmente: tempranas (se recolectan a los 50 días) y tardías (maduran a los 80 días). Las tempranas producen cogollos más pequeños y se destinan a un consumo inmediato mientras que las tardías desarrollan unos cogollos de mayor tamaño y durabilidad. 

Repollo valenciano
Foto: Pixabay
La col o repollo es una de las hortalizas que mejor se conserva, si no se corta de la mata puede durar dos o tres años hasta que florece y refrigerada puede durar meses. Esto es debido a la inusual presencia de azúcar en su composición que forma una reserva de energía de donde la col va alimentándose.

Se consume guisada, cocida, cruda en ensalada, encurtida (chucrut alemán) y como guarnición o acompañamiento, en Venezuela es típico incorporarla en los perritos calientes. Se puede conservar congelada si previamente la escaldamos. 

Coliflor
Foto: Mi Móvil
Botánicamente hay muchas variedades pero yo, como profesional, destacaré solo dos que popularmente conocemos como: repollo valenciano (hoja lisa, verde pálido y muy compacto) y repollo francés (hoja muy rizada, menos compacto y más tierno), también conocido como Col de Milán. En la Comunidad de Madrid solemos usar más el nombre de repollo.

Primas hermanas de estas crucíferas o brasicáceas son: Coliflor, col lombarda, col de Bruselas, col china y col picuda

Coliflor. Es una planta anual propia del otoño y principios del invierno, aunque actualmente también se produce en
Coliflores amarillas
Foto: Mi Móvil
cualquier época del año. Consta de un fruto o pella
blanca como la leche y unas fuertes hojas verdes que protegen al fruto durante su desarrollo. Estas hojas son comestibles pero habitualmente se desechan y se come sola la pella blanca. 
Coliflores moradas
Foto: Mi Móvil
Esta hortaliza puede alcanzar fácilmente los 30 cm de diámetro sin contar con las hojas y un peso de 3-4 kg, aunque yo he tenido en mis manos esta de la foto de arriba que pesaba 5 kilos y medio
Al igual que las demás coles la coliflor es rica en vitaminas, minerales y fibra, estando especialmente recomendada para aquellas personas con problemas de riñón, retención de líquidos y gota. Sin embargo es una hortaliza que provoca flatulencia en algunas personas.
Coliflor verde
Foto: Fco.Salado

Es famoso el mal olor que producen cuando son cocidas
, debido a la presencia de azufre en su composición, pero esto se puede minimizar añadiendo alguna hierba aromática al agua de la cocción o colocando un trozo de pan mojado en vinagre en la tapadera de la olla.
Las formas más habituales de cocinarla son: hervidas, al vapor, asadas, fritas, estofadas o como guarnición, acompañando platos de legumbres, pescados, arroz e incluso en tortilla.
Actualmente la genética nos proporciona coliflores de diversos colores: moradas, amarillas, anaranjadas o verdes.

Lombarda
Foto: Fco.Salado
Col lombarda. Conocida comúnmente como lombarda, aunque también como repollo morado, col morada o berza morada. Es de hojas lisas como el repollo valenciano e igual de compacta, pero esta hortaliza tiene las hojas exteriores de un color azul apagado que cuando se retiran dan paso a unas hojas brillantes y muy moradas. Su forma puede ser redonda, achatada u ovalada. El sabor es dulzón y se consume cocida con patatas, en ensaladas, encurtidos y acompañando a otros platos. En la Comunidad de Madrid es un plato típico navideño que se prepara en Nochebuena, aunque como la mayoría de las tradiciones se va perdiendo poco a poco. Cortada es todo un espectáculo porque el centro de sus hojas es blanco y exhibe una policromía preciosa. 
Lombarda seccionada
Foto: Wikipedia-Georg Buzin

Parece ser originaria de Europa meridional y actualmente se cultiva en toda Europa, en África y en alguna zonas de Asia. En España su consumo es más bien discreto. Madrid y Toledo son los principales productores españoles aunque también se cultiva en todo el litoral mediterráneo. 

Como todas las brasicáceas es rica en vitamina C, tiene un bajo poder calórico y destaca, sobre todo, por su gran aporte en selenio. Este mineral tiene la capacidad de disminuir la presión arterial y oxigenar el tejido muscular, además activa la glándula tiroidea, ayuda a eliminar metales pesados del organismo, produce anticuerpos y es buen preventivo de la esterilidad.

Coles de Bruselas
Foto: Frutas Eloy
Col de Bruselas. Son una variedad de coles que se cultivan en invierno. Son como pequeños brotes comestibles que nacen debajo de los pedúnculos de las hojas de la planta. Tienen el aspecto de un minúsculo repollo de 3 a 5 cm, de forma ovalada y estructura vegetal muy similar al resto de las coles. Técnicamente son legumbres que son recolectadas cuando alcanzan una textura sólida y firme y un color verde intenso. Su sabor es dulzón y a veces ligeramente amargo.

Solo se consumen cocidas y a la plancha, sirviendo como guarnición, rehogadas o gratinadas. Son muy ricas en ácido fólico, vitaminas A y C, minerales y fibra.
Coles de Bruselas, sección
Foto: Frutas Eloy
Estas coles reciben su nombre en reconocimiento a su origen, ya que las primeras noticias que se obtienen de ellas datan de comienzos del siglo XIX en los alrededores de Bruselas.

Hay una especie de método a la hora de cocerlas que consiste en practicarles unas incisiones en forma de cruz en la parte del tronco o pedúnculo, no se sabe a ciencia cierta si es para que cuezan antes (según algunos cocineros) o para intensificar el aroma de la col durante la cocción (según otros).

En Europa los principales países productores son: Holanda, Inglaterra, Italia, Bélgica y Francia. En España su cultivo está muy diseminado, destacando Zaragoza, Extremadura, Madrid, León y La Rioja.

Col China Petsai
Foto: Mi Móvil
Col China. Es una hortaliza que está dando sus primeros pasos por Europa (apenas hace 20 años que se comercializa) aunque en China se conoce y se consume desde hace casi 2.000 años. A finales del siglo XIX se introdujo en Japón y de ahí pasó a Europa y América. Actualmente se cultiva en China, Europa, Estados Unidos y algún país centroamericano. 

Se conocen dos variedades: 
Petsai, que es alargada, arrepollada y con forma de lechuga. Sus hojas son anchas y rizadas, pueden llegar a los 50 cm de longitud y es la col china propiamente dicha. Hay una variedad de color morado. 
Pakchoi, menos alargada, no arrepollada, de hojas lisas muy verdes y que se parece mucho más a las acelgas. Esta variedad raramente supera los 30 cm de altura.

Col China Pakchoi
Foto: Mi Móvil
Tienen una particularidad muy curiosa y es que en ambas variedades todas sus hoja salen de la base, apenas hay un escalonamiento.
En la cocina china se consumen habitualmente cocidas o encurtidas.
Son muy ricas en vitaminas A y C, como casi todas las coles, pero no conviene consumirla en grandes cantidades porque contienen un compuesto llamado glucosinolato que ya causó graves problemas a una anciana que consumió entre 1 y 1.5 kg diarios durante un tiempo determinado.
Col picuda
Foto: Mi Móvil


Col picuda. Esta col aporta unos nutrientes parecidos a las demás, tiene como particularidad que es de forma cónica, más tierna, se cocina en menos tiempo y es ideal para ensaladas.
Es originaria de la zona mediterránea aunque en España hace pocos años que la conocemos. Sus hojas son más finas que las de las variedades redondas y no alcanzan un gran peso porque son poco compactas, apenas pasan del kilo.
Le sientan bien los suelos salinos y el sol abundante, algo que la convierte en un cultivo resistente incluso al frío.
Se cuenta que pudo comenzar a cultivarse en Europa hace más de 2.500 años y en aquellos tiempos se convirtió en uno de los productos más básicos para la población.






Col Picuda sección
Foto: Ecorganicweb.com




Datos obtenidos de BEDCA (Base Española de Datos de Composición de Alimentos).

domingo, 15 de mayo de 2022

HORTALIZAS Y FLORES, SIMBIÓSIS EN NUESTRO HUERTO

A petición de algunos lectores y amigos vamos a estudiar las cualidades y propiedades de algunas hortalizas, hierbas y flores que se pueden plantar en nuestro huerto o jardín por su capacidad para combatir plagas, atraer insectos
Borraja en flor
Foto: Pixabay
polinizadores o depredadores, potenciando al mismo tiempo su crecimiento, sabor y productividad.
A algunos de estos aliados se les conoce como "plantas trampa" porque tienen la capacidad de atraer a los insectos que causan las plagas y nos alertan del peligro que corre nuestro cultivo para que podamos tomar medidas.
Vamos a ver que plantas podemos sembrar entre nuestros: Tomates, calabacines, pimientos y patatas.

TOMATES. Los tomates están encantados de tener como vecinos a estas plantas:
Borraja, caléndulas, albahaca, ajo, capuchina, petunia, tagetes, perejil, hinojo, cilantro, tomillo, eneldo, cebollino. Veamos las virtudes de cada una:

Caléndula
Foto: Pixabay
Borraja. Protege de los gusanos del tomate, atrae insectos polinizadores y además sus hojas, tronco y flores con comestibles.
 
Caléndulas. Son plantas trampa para pulgones, gusanos, chinches y orugas. Atraen a los insectos polinizadores y además actúan como repelentes de los insectos que dañan a los tomates.

Ajos. Son muy efectivos como repelentes de plagas, especialmente de la araña roja.

Albahaca. Repele y ahuyenta a chinches, moscas, mosquitos y mosca blanca. Atrae a los beneficiosos polinizadores.

Petunia. Repele a muchos insectos dañinos para el tomate y atrae polinizadores.

Capuchina. Sirve como planta trampa para los pulgones y otros insectos

Tagetes
Foto: Pixabay
perjudiciales y su flor es comestible.

Tagetes o Caléndulas francesas. Plantadas debajo de las tomateras combaten a babosas, caracoles, orugas y otras plagas del huerto. También actúan como plantas trampa y repelen a los nematodos de las raíces.

Perejil. Actúa como planta de acolchado, protege a los tomates de plagas y ayudan a mantener la tierra húmeda.

Hinojo. Atrae polinizadores y depredadores como la mariquita. Hace muy bien de planta trampa para los pulgones y ayuda a mantener la temperatura del suelo. Además todas sus partes son comestibles.

Cilantro. Sus flores atraen insectos depredadores, mantiene la temperatura del suelo, potencia el sabor de los tomates y es comestible.

Cebollino en flor
Foto: Pixabay
Tomillo. Sembrado debajo de las tomateras atrae insectos beneficiosos, controla la presencia de gusanos y se cree que mejora el color y el sabor de los tomates.

Eneldo. Sus flores son un poderoso atractivo para polinizadores como avispas, abejas y mariquitas. También hace de planta trampa atrayendo plagas perjudiciales.

Cebollino. Combate eficazmente plagas como pulgones, nematodos y araña roja. En tortilla y en revueltos están riquísimos.

Hay cultivos que no se deben plantar nunca junto a los tomates: repollos, berenjenas, coliflores, colinabos, patatas, maíz.

Hierba gatera
Foto: Pixabay

CALABACINES. Entre nuestros calabacines podemos sembrar estas plantas: Borraja, capuchina, tagetes, eneldo, ajo, perejil (estos cultivos ya están analizados en el apartado de los tomates). Cebolletas, hierba gatera, rábanos:

Cebolletas. Sus flores púrpuras son un atractivo especial para insectos benéficos y polinizadores. Son también un buen repelente contra pulgones y escarabajos del pepino.

Hierba gatera. Su floración continúa desde primavera a finales de otoño, atrae numerosos polinizadores y además la planta combate plagas de ratones, pulgones, gorgojos, hormigas, ratas, chinches.

Rabanitos
Foto: Pixabay
Rábanos. Repelen plagas asiduas del calabacín tales como los pulgones, chinches y escarabajos.

Los cultivos que no son compatibles con los calabacines son: hinojo, patatas, calabazas.

PIMIENTOS. Estos mantienen unas buenas relaciones con: Ajos, rábanos, eneldo, cilantro, perejil, albahaca, borraja, tagetes, capuchina, caléndulas, petunia (cultivos ya vistos en apartados anteriores). Zanahorias, orégano, mejorana, romero, apio, geranio, diente de león, bálsamo de abeja.

Geranio
Foto: Pixabay
Zanahorias. No les quitan recursos a los pimientos, aflojan la tierra y se pueden intercalar entre otras hortalizas de hoja.

Orégano. Actúa como acolchador y mantiene la humedad de la tierra.

Mejorana. Se siembra en los bordes de la zona de los pimientos porque atrae a insectos beneficiosos.

Romero. Sus flores atraen a los insectos polinizadores y puede usarse como cortavientos de cultivos más sensibles.

Bálsamo de abeja
Foto: Pixabay
Apio. Atrae a muchos polinizadores y tiene unas interesantes propiedades como hortaliza.

Geranio. Repele algunas plagas y atrae polinizadores.

Diente de León. Liberan etileno para la maduración de los frutos y se puede cortar y mezclar con el suelo para añadirle sus nutrientes.

Bálsamo de Abeja. Sus flores son muy atractivas para polinizadores como las abejas y mariquitas. Son plantas perennes y mejoran el sabor de los pimientos.

Nuestros pimientos se llevan mal con los siguientes cultivos: patatas, albaricoques, cucurbitáceas o hinojo.

PATATAS. Estos tubérculos admiten un montón de vecinos: 

Arveja
Foto: Pixabay
Ajos, cebolletas, rábanos, tomillo, albahaca, perejil, salvia, cilantro, apio, tagetes, caléndulas, capuchina, borraja, petunias (plantas ya vistas en anteriores apartados). Allysum, trébol, arvejas, hierbabuena, tanaceto, milenrama, manzanilla, cebollas y guisantes.

Allysum. Sirve como acolchante para inhibir el crecimiento de hierbajos y además sus flores atraen a depredadores y polinizadores como las abejas, avispas, mariquitas…

Trébol. Las patatas necesitan una buena cantidad de nitrógeno en el suelo y esta “mala hierba” se lo proporciona.

Arveja. Es una legumbre parecida al guisante que tiene también la capacidad de fijar el nitrógeno al suelo.

Milenrama
Foto: Pixabay
Hierbabuena. Mantiene alejado al escarabajo de la patata gracias a su fuerte olor, además de ser una hierba aromática muy utilizada en la cocina. Conviene sembrarla en el perímetro del patatar.

Tanaceto. Es una planta con múltiples usos, entre ellos destacan su capacidad para atraer a los polinizadores y el hecho de que puede usarse en infusiones repelentes de insectos.

Milenrama. Se puede sembrar entre las patatas porque ayuda a aflojar la tierra, atrae multitud de polinizadores y cuando la cortemos o podemos sus ramas aportan a la patata muchos nutrientes necesarios.

Manzanilla. Ejerce un efecto llamada para gran cantidad de depredadores y polinizadores.

Tanaceto
Foto: Pixabay

Cebollas. Gracias a su olor actúa como repelente de plagas.

Guisantes. Aportan ese nitrógeno tan necesario para las patatas y además sirven como repelente para algunas clases de escarabajo.

Las plantas no recomendables para sembrar junto a las patatas son: frambuesas, pepinos, calabazas, tomates, zanahorias, hinojos, espárragos y algunas de la familia de las brasicáceas como repollos, coliflores, brócoli o lombardas.

Manzanilla
Foto: Pixabay



jueves, 17 de marzo de 2022

Batata y boniato, ¿dos tubérculos o uno?

Batata seccionada
Foto: Wikipedia
Hay muchas personas que consideran que la batata y el boniato son el mismo tubérculo pero yo siempre he defendido que, aunque son de la misma especie, tienen grandes diferencias por las que merecen ser conocidos y tratados cada uno por su lado, o lo que es lo mismo: Al César lo que es del César. 

La batata suele tener la piel marrón, anaranjada o violeta pero su carne siempre es anaranjada, dulce y al cocer o asar se queda blanda, pastosa. El boniato tiene la piel blanquecina o marrón claro y su carne es blanca o amarillo pálido, poco dulce y después de cocido o asado permanece tersa, es más parecido a la patata. 

Batata entera
Foto: Pixabay
Ambos tubérculos se les llama en muchos países por diferentes nombres: batata, boniato, camote, papa dulce, patata dulce, moniato y uno muy curioso (que yo no conocía): "niño de la noche", por el que se los conoce en algunos pueblos de España. En nuestro país los más utilizados son la batata y el boniato. 

BATATA. La planta de la batata es herbácea, perenne y trepadora, sus raíces tuberosas son los tubérculos donde la planta almacena todos sus nutrientes, de ahí que sean consideradas como altamente eficaces en la lucha contra la desnutrición. Estas raíces o tubérculos suelen ser de forma alargada aunque los hay casi redondos, pesan entre 400 g y 3 kg y miden entre 10 y 30 cm de largo por unos 5 a 12 cm de diámetro. 
 
Es una planta originaria de México, Perú y Venezuela. Fue Cristóbal Colón, una vez más, quien la trajo hasta el continente europeo a finales del siglo XV. La localidad malagueña de Vélez-Málaga es la principal productora de Europa aunque su cultivo se está extendiendo progresivamente a todas las regiones del planeta con climas
Batatas en racimo
Foto: Pixabay
propicios para su cultivo, esto es debido a su fácil desarrollo, su bajo coste de producción y su potencial nutricional.

En la actualidad China es la mayor productora mundial, con más del 75 %, también Indonesia y  países africanos como Malaui, Uganda, Tanzania, Etiopía y Nigeria.

La batata tiene un uso muy extendido en la cocina, sobre todo en platos dulces, pastelería, purés, salsas, mermeladas, postres, etc. Una de las formas más simple de cocinarla es al horno o cocida, ya que no necesita ningún otro ingrediente para llevarla a la mesa y está exquisita. En el continente americano está muy presente en todos los hogares y, sobre todo en los países del sur, se preparan postres y dulces añadiéndoles alguna fruta tropical como la guayaba. 

Batatas asadas
Foto: Mi Móvil
Este tubérculo contiene importantes cantidades de almidón, fibra, vitaminas y minerales, sobre todo potasio. Energéticamente supera a la patata y entre las vitaminas destacan la provitamina A, B1, C y E. Su gran contenido en fibra favorece el tránsito intestinal previniendo así el cáncer de colon, además controla y reduce los niveles de glucosa y colesterol en sangre. Su ingesta produce sensación de saciedad y su aportación en antioxidantes ayuda a prevenir y combatir enfermedades cardíacas. Las hojas de la planta se usan como alimento para animales ya que poseen muchas de las propiedades anteriores.


Flores de batata
Foto: Wikipedia



















Datos obtenidos de fen.org.es


Boniato blanco
Foto: Andaluciaexport.com
BONIATO. Como ya expuse anteriormente el boniato es un tubérculo de la misma especie que la batata. Su piel suele ser blanquecina pero también los hay que la tienen ligeramente anaranjada o rojiza, de hecho algunos si no los cortas no sabes si son batatas o son boniatos. La carne es blanca o amarillo claro, más compacta y dura que la de la batata y mucho menos dulce. 

Boniato
Foto: Frutas Eloy
Esta raíz se cultiva y se consume menos porque es más
parecida a la patata y el consumidor suele decantarse por ésta última debido a su mayor versatilidad en la cocina. El tamaño suele ser parecido al de la batata pero con menos diámetro y más aspecto de raíz.

Se suele consumir frito, cocido y asado, pero yo sigo insistiendo en que si buscas preparar un postre o plato dulce emplees para ello la batata y te asegures de no confundirte, porque estos boniatos de las fotos de la derecha pueden llevarte a error si no los cortas ya que su piel es muy parecida.

Boniato 
Foto: Frutaseco

COMPOSICIÓN NUTRICIONAL POR CADA 100 G DE BONIATO CRUDO

Calorías

101 Kcal

Agua

71,5 g

Carbohidratos

23 g

Fibra

2,9 g

Proteínas

1,2 g

Grasa

0,3 g

Potasio

300 mg

Fósforo

44 mg

Magnesio

13 mg

Calcio

22 mg

Sodio

19 mg

Hierro

0,7 mg

Zinc

0,3 mg

Vitamina C (Ácido ascórbico)

25 mg

Vitamina B6 (Piridoxina)

0,13 mg

Vitamina B3 (Niacina)

0,8 mg

Vitamina A (Retinol)

666,7 mcg

Vitamina E (Tocoferol)

4 mg

 Datos obtenidos de BEDCA (Base Española de Datos de Composición de Alimentos)