miércoles, 23 de septiembre de 2020

Ciruela, la drupa más colorida

La ciruela es la fruta que pende de las ramas del ciruelo. Es una drupa,

Flor rosa de ciruelo
Foto: Pixabay

que 
viene a ser una fruta carnosa con una sola semilla encerrada en un endocarpo leñoso (hueso). Abarca una gama de colores que van degradando desde el blanco hasta el negro pasando por el amarillo, verde, rosa, rojo, granate, morado, azul y violeta. Su pulpa también es multicolor: blanquecina, amarilla, verdosa, rosa y roja. Unas son muy jugosas y otras más compactas que se utilizan también para desecar y cocinar. Su tamaño oscila entre los 2 y los 8 cm de diámetro o de longitud. Su forma suele ser esférica u ovalada. 


Flor blanca de ciruelo
Foto: Pixabay
La ciruela se cree originaria de Turquía, Cáucaso e Irán. Los principales productores mundiales son: China (con mucha diferencia), Rumanía, Serbia, 
EE.UU (California), Turquía y Chile. En España las zonas de mayor producción son: Comunidad Valenciana, Murcia, Aragón, Cataluña, Andalucía y La Rioja. En Europa las tenemos de temporada desde primavera hasta finales de otoño y en invierno las importamos desde sudamérica.

Esta fruta es muy rica en fibra y aunque es muy beneficiosa para nuestro sistema digestivo, no conviene abusar de su consumo porque contiene una sustancia llamada sorbitol que le confiere un alto poder laxante.

Las cualidades gustativas de la ciruela bien pueden clasificarse por su color:

Ciruelas Mirabelle
Foto: Pixabay

1. Amarillas/Blancas. Son ciruelas de poco tamaño (entre 3 y 5 cm de diámetro), forma redondeada u ovalada, piel amarilla (blanquecina en algunas) lisa, fina y dura. Se suelen comer peladas porque son ligeramente ácidas y la piel acentuaría aún más su acidez. Son muy aromáticas, carnosas, fibrosas y muy jugosas. Una vez maduras conviene consumirlas rápidamente porque su deterioro es inmediato. Variedades: Sun Gold, Golden Japan, Anna Gold, Mirabelle.

Ciruelas Claudia Reina
Foto: Fco.Salado

2. Verdes. Son la variedad más pequeña (2-4 cm) y la más dulce. Se aconseja su consumo con piel después de bien lavadas. Su carne es firme, jugosa y de un color amarillento. Para mi gusto este tipo de ciruelas son la variedad más sabrosa de todas. Algunas al madurar adquieren una tonalidad ligeramente dorada. 
Variedades: Claudia Reina, Claudia Tolosa, Reina Claudia de Oulins.


3. Rojas/Moradas. Es la variedad más redonda de todas. Su color va del

Ciruela Burbank
Foto: es.agrolib
naranja oscuro hasta el violeta, pasando por un rojo fuerte y brillante. Son un poco más dulces que las amarillas y tienen un sabor muy intenso. Su pulpa es jugosa, carnosa y de un color amarillento. Algunos recomiendan comerlas con piel pero para los amantes del dulzor, de esta manera, resultan demasiado ácidas. Variedades: Santa Rosa, Fortune, Red Beauty, Methley (Ciruela fresa), Ruby Crunch, Burbank. 

4. Negras/Violetas/Azules. Son ciruelas de forma ovalada, de mayor tamaño que las demás (4-8 cm), poco jugosas y color oscuro. Su carne es compacta, verdosa/amarillenta, muy dulce y con poca agua. Se

Ciruelas Cojón de Fraile
Foto: Pixabay


COMPOSICIÓN NUTRICIONAL POR CADA 100 G DE CIRUELA CON PIEL Y SIN PIEL

CON PIEL

SIN PIEL

Calorías

54 kcal

 47 kcal

Agua

82,35 g

86,3 g

Carbohidratos

12 g

 11 g

Fibra

2,3 g

2,1 g

Proteínas

0,75 g

 0,6 g

Grasa

0,2 g

Trazas

Potasio

236,5 mg

 240 mg

Fósforo

29 mg

 10 mg

Magnesio

11,5 mg

 8 mg

Calcio

12,5 mg

 14 mg

Sodio

0,5 mg

 2 mg

Hierro

0,45 mg

 0,4 mg

Zinc

0,4 mg

 0,1 mg

Vitamina C (Ácido ascórbico)

6 mg

 3 g

Vitamina B6 (Piridoxina)

0,05 mg

 0,05 mg

Vitamina B3 (Niacina)

0,5 mg

 0,5 mg

Vitamina A (Retinol)

20 mcg

 49,2 mcg

Vitamina E (Tocoferol)

0,5 mg

 0,7 mg

Datos obtenidos de BEDCA (Base Española de 

Datos de Composición de Alimentos)










recomienda comerlas con la piel. Esta variedad es la más indicada para cocinar, para transformar en mermeladas, como ingrediente en pastelería, para confeccionar salsas e incluso fabricar licores. Variedades: Arandana, Cojón de Fraile, Angeleno, President, Naspar, Stanley.


viernes, 31 de julio de 2020

Berenjena, estás mu güena

La berenjena es una planta anual de fruto comestible perteneciente a la familia de las Solanáceas, que cuentan con cerca de 100 géneros y unas 2.500 especies. Su origen se sitúa en la India y es muy antiguo, los expertos consideran que dos milenios antes de
Berenjena violeta cortada
Foto: Pixabay
Jesucristo ya se cultivaba esta hortaliza. Su tamaño oscila de 8 a 30 cm de largo y de 4 a 10 cm de diámetro. Presentan multitud de formas, tamaños y colores. Las preferidas por los consumidores son las de color negro o morado.


La berenjena tiene un escaso interés a nivel nutricional, exceptuando la fibra, el potasio y su escasa aportación calórica. Por el contrario es muy apreciada en la cocina porque se presta a multitud de recetas y es fácil de preparar. Sin embargo tiene un punto débil: su familia no es de fiar. Las Solanáceas son plantas que se caracterizan por ser productoras de alcaloides perjudiciales para la salud tales como la
Berenjena Jaspeada de Gandía
Foto: Mi Móvil
solanina, capsaicina, tropanos y nicotina. La inmensa mayoría de especies no son comestibles (belladona, beleño, mandrágora...) y en las que comemos los alcaloides también están presentes aunque en proporciones mínimas no tóxicas para la salud, este es el caso de: tomates, pimientos, patatas, berenjenas, arándanos. 

Berenjenas chinas
Foto: Mi Móvil

Se cree que en sus orígenes pudo contener mayor cantidad de alcaloides que la hicieran semitóxica, puede que también fuera por una forma incorrecta de cocinarla, pero lo cierto es que atesoró una mala fama que tardó mucho tiempo en desaparecer, siendo utilizada mientras tanto como una planta ornamental. Algunas suelen amargar pero esto se corrige echandolas un rato en agua con unas gotas de limón y sal. Una vez cortadas se oxidan rápidamente y se oscurece su pulpa, para evitarlo se puede usar el remedio anterior.

Las variedades e hibridaciones suelen clasificarse, normalmente, atendiendo a su forma:
     - Largas. Larga negra, larga morada, croisette, violeta de Barbentane.
     - Superlargas. Berenjenas chinas (moradas y de 3 a 5 cm de diámetro).
   
Berenjena blanca (eggplant)
Foto: Mi Móvil
 - Redondas. De Almagro (para encurtir), Viola y Violeta de Nueva York.

     - Ovoides. Jaspeada de Gandía o Listada de Javea, Blacknite, Bonica, Mission Bell, Belleza negra, Florida Market. 
Las hay de multitud de colores: negras, moradas, jaspeadas (morada y blanco), blancas, violetas, amarillas, verdes, rojas. La piel es fina, lisa y brillante en casi todas las variedades. Dicen que debe consumirse siempre cocinada, nunca cruda por la posible toxicidad de sus alcaloides, pero no está comprobado. Su nombre en inglés "eggplant" (planta huevo) está condicionado por la existencia de una variedad blanca que parece realmente un huevo colgado de un pedúnculo.
Berenjenas de Almagro
Foto: Wikipedia



En españa existe una variedad con Denominación de Origen Protegida, se trata de la "Berenjena de Almagro"  producida en la Comarca de Campo de Calatrava (Ciudad Real) que se cultiva exclusivamente para su preparación como encurtido.

Las berenjenas soportan mejor el calor que el frío por lo que han sido siempre un cultivo de verano, pero desde la llegada de los invernaderos es una hortaliza que está presente en nuestros mercados durante todo el año. No obstante para su conservación conviene mantenerlas refrigeradas y lejos de otras frutas porque reacciona
Berenjenas Viola
Foto: Mi Móvil
con el etileno que producen algunas de ellas y se acelera su deterioro. En la antigüedad se utilizaban en cataplasmas para las quemaduras y las dolencias reumáticas.


Los mayores productores mundiales son China e India. En Japón también es una hortaliza muy valorada y consumida. En Europa se cultiva particularmente en los países mediterráneos tales como España, Italia y Grecia. En este último país se prepara una receta, a base de berenjena, que tiene fama mundial, se llama Moussaka o Musaka.

Capricho de la naturaleza
COMPOSICIÓN NUTRICIONAL POR CADA 100 G DE BERENJENA CRUDA
Calorías
20 Kcal
Agua
92,2 g
Carbohidratos
3,8 g
Fibra
2,4 g
Proteínas
0,7 g
Grasa
0,2 g
Potasio
262 mg
Fósforo
21 mg
Magnesio
13 mg
Calcio
10 mg
Sodio
3 mg
Hierro
0,3 mg
Zinc
0,1 mg
Vitamina C (Ácido ascórbico)
4 mg
Vitamina B6 (Piridoxina)
0,1 mg
Vitamina B3 (Niacina)
0,6 mg
Vitamina A (Retinol)
8 mcg
Vitamina E (Tocoferol)
0,03 mg


Datos obtenidos de BEDCA (Base Española de Datos de Composición de Alimentos).

Berenjena de Tailandia. No se oxida, dos horas
después de cortarla estaba igual
Foto: Mi Móvil
Otro caprichito
Foto: Mi Móvil


miércoles, 13 de mayo de 2020

Lechuga, la princesa de nuestras ensaladas

La lechuga es una de las hortalizas más conocidas y utilizadas. Es una planta anual de grandes hojas que a veces se condensan en el centro formando cogollos compactos muy apreciados. Su origen es incierto pero sabemos que ya figuraba en el famoso Tratado de
Lechugas varias
Foto: Pixabay
Carlomagno, de donde se deduce que fueron los romanos y/o griegos quienes la introdujeron en Europa. La llamo "la princesa de las ensaladas" porque el puesto de Rey ya está ocupado por nuestro archifamoso aceite de oliva o AOVE (Aceite de Oliva Virgen Extra), sobre todo en nuestras ensaladas más clásicas y emblemáticas (tomate, cebolla, lechuga, pepino, sal, AOVE y vinagre).


Hay montones de variedades con diferentes formas, tamaños, colores y texturas. Su longitud varía de los 15-20 cm de las más aplastadas hasta los 30-50 cm de las de hoja larga como la Romana o la Oreja de Mula. Hay quién considera lechugas a la rúcula, canónigos, berros, lechuga tat-soi.... que son plantas con pequeñas hojas a las que yo clasifico en el apartado de Hierbas culinarias. Las distintas variedades se cultivan durante todo el año.
Lechuga romana cogollo
Foto: Pixabay
A pesar de ser una de las hortalizas más utilizadas en España la lechuga tiene un escaso valor nutritivo. Es muy pobre en vitaminas, salvo la C. En minerales destacan ligeramente el potasio, fósforo y calcio pero con proporciones bajas. El secreto de su éxito está en que es muy baja en calorías, da vida y volumen a la ensalada y está muy indicada en las dietas sanas o de adelgazamiento ya que sacia pero no engorda. 
Las que más se conocen y se consumen en nuestro país son:


Lechugas romanas
Foto: Regmurcia.com
Romana. También conocida como lechuga española, romanita u orejona, es quizás la más consumida en España. Sus hojas son grandes y alargadas, con un nervio central muy grueso y no presentan rugosidades. Tal vez sea la más nutritiva y crujiente de todas. Es una lechuga que se recolecta durante el verano y aguanta muy bien las temperaturas. Para su acogollamiento (forma arrepollada) se las solía atar con aneas cerca del extremo de sus hojas. Su sabor es ligeramente amargo y es de las más solicitadas para las ensaladas César. En la Pascua Judía su consumo simboliza la amargura que sufrieron los judíos cuando eran esclavos de los antiguos egipcios. A veces se comercializan ya limpias, sin las hojas externas y en bolsas de una o dos piezas.


Lechuga oreja de mula
Foto: Pixabay
Oreja de mula. Aunque a decir de muchos es otro de los nombres de la lechuga romana a mi entender son bastante diferentes. Esta lechuga es más estilizada, sus hojas son más estrechas, ligeramente rizadas y el nervio central es mucho menos pronunciado. En la actualidad apenas se las ve en el mercado quizás porque se conservan peor que sus hermanas.


Lechuga beluga
Foto: Pixabay
Beluga. Esta variedad de lechuga se cultiva en tanques hidropónicos, es muy arrepollada y bastante insípida. Sus hojas son grandes, anchas y de una textura suave y crujiente. A pesar de su poco sabor es muy cultivada como alternativa en lugares donde las tierras son de mala calidad y bastante infértiles.

Lechugas iceberg
Foto: Foter
Iceberg. Esta lechuga parece un repollo, totalmente redonda y compacta. Sus hojas son suaves y poco crujientes. Recibe su curioso nombre por su resistencia al frío. Generalmente se comercializa envuelta en celofán porque sus hojas son bastante delicadas. A pesar de su escaso sabor es la preferida por la restauración por varias razones: combina muy bien con todo tipo de ensaladas y guarniciones, se aprovecha desde la primera hoja y no tiene desperdicio, se puede cortar en bloque sin necesidad de separar las hojas, lo que hace ganar tiempo.
Lechuga trocadero
Foto: Frutas Eloy

Trocadero. También conocida como lechuga francesa. Sus hojas son muy anchas, lisas, de un color verde muy intenso, muy finas, suaves y ligeramente dulzonas. Tienen un sabor más pronunciado que la romana y la iceberg. Se recolectan durante toda la primavera. Como casi todas las lechugas no deben sufrir procesos de congelación ni desecación y es conveniente consumirlas lo más frescas posible para disfrutar de su crujiente sabor.

Lechuga batavia
Foto: Pixabay

Batavia. Esta lechuga es muy parecida a la de trocadero, su color es de un verde brillante más claro. Tiene un cogollo voluminoso pero sus hojas son sueltas, onduladas, rizadas, suaves, mantecosas y crujientes. Tiene a su vez diversas variedades, algunas de las cuales se adornan con unas tonalidades rojizas en el extremo de las hojas.
Lechuga Hoja de roble
Foto: Fco.Salado

Hoja de roble. Es una variedad fácil de reconocer: no es acogollada, sus hojas son sueltas, lisas y simultanean los colores verde, morado y rojizo. De textura suave pero poco crujiente aporta a las ensaladas un sabor ligeramente dulzón y un bonito colorido.
Lollo Rosso
Foto: Fco.Salado

Lollo Rosso. Es oriunda de Italia, parecida a la hoja de roble por su color morado y rojizo pero sus hojas son muy rizadas, de textura suave y al contrario que la anterior es un poco amarga. Tampoco es una lechuga acogollada y aporta a las ensaladas un punto exótico y un precioso toque de color.


Cogollos variedad Tudela
Foto: Wikipedia-Tamorlan
Tudela cogollos. Parecen como una lechuga romana comprimida, de 10 a 15 cm de altura, totalmente compactos. Sus hojas son fuertes, gruesas, tiernas y muy rugosas destacando, como en las romanas, un nervio central muy pronunciado. El color de las hojas va cambiando del verde de las exteriores al
Cogollos de Tudela
Foto: Huverfruit.es
amarillento de las internas. Su sabor es ligeramente amargo y mucho más fuerte que el del resto de las lechugas. Se llaman así porque se cultivan 
principalmente en la zona de Tudela (Navarra) y la ribera del Ebro. Se consumen en ensalada pero se suelen servir solas, sin más hortalizas, partidas longitudinalmente a la mitad o en cuatro trozos y cubiertas con algún pescado en conserva como anchoas, boquerones en vinagre, atún, melva o ventresca y aderezadas con vinagretas. 

Escarola. Esta lechuga para unos, variedad de achicoria para otros ya la vimos nosotros en esta entrada de las achicorias.
Lechuga florecida
Foto Wikipedia-Salix

COMPOSICIÓN NUTRICIONAL POR CADA 100 G DE LECHUGA COMESTIBLE
Calorías
16 Kcal
Agua
95,2 g
Carbohidratos
1,4
Fibra
1,5 g
Proteínas
1,125 g
Grasa
0,6
Potasio
220 mg
Fósforo
28 mg
Magnesio
8,7 mg
Calcio
34,7 mg
Sodio
3 mg
Hierro
1 mg
Zinc
0,23 mg
Vitamina C (Ácido ascórbico)
12,2 mg
Vitamina B6 (Piridoxina)
0,06 mg
Vitamina B3 (Niacina)
0,6 mg
Vitamina A (Retinol)
8 mcg
Vitamina E (Tocoferol)
0,51 mg

Datos obtenidos de BEDCA (Base Española de Datos de Composición de Alimentos).